miércoles, 24 de junio de 2020

DESPUES DEL COVID 19

Se abrió una puerta y vimos una luz nueva...

Después de la pandemia del covid 19 tenemos expectativas.
Abrimos una puerta, que ni recordábamos estaba en nuestras casas. Y vimos una luz distinta
Si somos capaces podríamos dejarnos invadir por esta luminosidad nueva.
Creo deberíamos, por ejemplo a partir de esa luz, tener más respeto por el medio ambiente.
 
Ya vimos el resultado en estos 4 meses; resurgieron especies que se pensaban desaparecidas.
Algunos animales se acercaron a las ciudades nuevamente como socios pacíficos en la ocupación de los espacios, junto a nosotros, los humanos.
Cuidar los bosques. Mimar las aguas de los ríos y el mar debería ser una nueva actividad prioritaria en nuestros procedimientos vitales.

Recordemos:
Peces que suponíamos no veríamos jamás, aparecen en las aguas que están más cristalinas que hace muchísimos años.
Nacieron cachorros de especies casi olvidadas.
Especies vegetales volvieron a crecer con esplendor. 
Los bosques resurgieron de sus cenizas y nos deslumbran con su galería de verdes.

Deberíamos pensar que todo el esfuerzo de estar encerrados más de 3 meses debía tener un premio. Como consecuencia de la peste, la puerta que imaginamos se abrió y vemos una luz que ANTES NO VEÍAMOS,

Tratemos de no ser ciegos. Aprovechemos este nuevo equilibrio y pensemos en volcarlo a nuestro favor, pero sin tanta ambición ni avaricia en su explotación.

Vivamos y dejemos vivir. Hay lugar para todos.
Y todos nos merecemos el Universo que heredamos. 

No tenemos ningún derecho a fastidiarlo. Se supone que somos los animales más inteligentes de la creación, ¿verdad?

Porque si continuamos en nuestra carrera alocada por estas tierras, en estos ataques a la Naturaleza, somos todos los que recibiremos nuestro castigo

Que será volver a la explotación salvaje de los años anteriores. Y volverán las plagas, que son de todo, menos casuales.

Entonces volverán los encierros; las prohibiciones de ver a la familia distante, a los amigos cercanos, las interminables noticias repetidas día tras día, las opiniones discrepantes, los científicos dándonos sesudos y aburridos consejos, tendiendo casi, a lo trivial.

¿Qué tal, entonces si despertamos de este letargo de salvaje consumismo que sufrimos de forma conciente, nos ponemos las pilas y vivimos como los animales (teóricamente) más sabios del Planeta?

Gracias por leerme y seguimos en el próximo post.

_______________________________________________________________



If you want to read this blog in English use the built-in Translator.
Si voleu llegir aquest bloc en català utilitzeu el traductor incorporat.
Si vous souhaitez lire ce blog en français, utilisez le traducteur intégré.
Se vuoi leggere questo blog in italiano, usa il traduttore integrato.
Wenn Sie diesen Blog auf Deutsch lesen möchten, verwenden Sie den integrierten Übersetzer.
Blog hau ingelesez irakurri nahi baduzu, erabili integratutako itzultzailea.
如果你想用中文阅读这个博客,请使用内置的翻译器
Если вы хотите прочитать этот блог на русском языке, используйте встроенный переводчик.
Якщо ви працюєте в блозі, будь ласка, використовуйте індуктивний індуїд в блозі.

2 comentarios:

  1. 2020// junio: En todos los ámbitos de la vida encontramos héroes y villanos; indiferentes e inconscientes. Esta es época en la cual se ponen de manifiesto las particularidades de cada individuo, de cada población, de cada idiosincracia.
    Son días, meses, tiempos excepcionales. La vida discurre indiferente a nuestros deseos de la única forma que sabe hacerlo: Ignorándonos.
    Pasamos diversos estados de animo; nos sorprendemos, nos enojamos, nos resignamos, nos quejamos, nos conformamos; pero siempre sin perder la esperanza.
    Leemos, nos informamos, hacemos quehaceres domésticos y tareas olvidadas en la antigua vida habitual en la cual nuestro tiempo estaba permanentemente ocupado por “ lo cotidiano”
    Ahora estoy releyendo antiguos libros: “La novia del Atlántico” de Florence Arthaud, aquella muchachita que se atrevió a correr las mas arriesgadas regatas en solitario atravesando los océanos de punta a punta.
    Y también el relato de “La Vuelta al Mundo” del Fatiga (el pequeño barco de Nico Paura) que se atrevió no solo con el Atlántico sino también con el Pacifico.
    En la tele, (buen acompañante en esta época de enclaustramiento), busco las historias de los grandes corredores de coches, las de los campeones que ganaron los grandes premios.
    Mas allá de los relatos particulares de cada uno, todos ellos (marinos y corredores) tienen algunas cosas en común: un objetivo en el cual les va la vida, el tesón y voluntad de afrontar lo que venga sean malas mares o accidentes impredecibles. Sobreviven por que en su opción prevalece la tenacidad, el deseo de superarse a si mismos y todos ellos están dispuestos a pagar el precio que exige la supervivencia. Todos ellos están mas interesados en vivir que en sobrevivir. Asumen riesgos controlados, pero respetando las reglas – aunque a veces deban saltárselas para seguir adelante.
    Y es eso lo que consiguen. No se trata del premio, se trata de comprobar ante si mismos “que fueron capaces”.
    Tal nosotros, curvando el tiempo en una espera interminable arropados solo por la curiosidad de tratar de saber como terminará todo, cual será la nueva forma que adopte nuestra vida. Suficiente premio será llegar al día, al mes, al año en que podamos saberlo.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.

DE NO CREER

                                        ELECCIONES INCOMPRENSIBLES   Me parecen inconcebibles algunas elecciones que realizan los pueblos de...