EL INDEPENDENTISMO Y EL SARAMPIÓN.

EL INDEPENDENTISMO COMO ENFERMEDAD 

Todos los que hemos tenido hijos, conocemos esas enfermedades que aparecen, se contagian y luego de un tiempo, casi sin hacer nada, se van y respiramos. La varicela, los piojos, y el sarampión entre otras pocas.

El gran Carles 1º el Rey del flequillo
Acá, en Barcelona, en Catalunya, estamos sufriendo un ataque de estas enfermedades infantiles tipo peste, que molestan y que finalmente se diluirán, asi como vinieron sin dejar mayores consecuencias.

El independentismo.

Una vieja idea/enfermedad de esta comunidad, que infantilmente recrudece cada tanto. A algunos les hacen creer que es importante y que el reclamo vale la pena. Es más, en Octubre del 2017 se hizo un ilegal referendum, para teóricamente tener una mayoría que jutificara estas ideas peregrinas...de independizarse de España.

Salió el tiro por la culata. La mayoría dijo que de independencia ná...de ná...

Tres personajes atacados por la enfermedad
A pesar de eso, el gobierno de esa época ( encabezado por un ignorante llamado Carles Puigdemont a quien nadie había elegido) consideró que la mayoría quería independizarse de España y al cabo de unos días, se declaró una independencia que duró 7 segundos exactos, porque en la Cámara de Representantes, el presidente de entonces (el ya mencionado Puigdemont, cuya caracteristica más importante es un flequillo por lo que le dicen el 5º Beatle...) declaró que la suspendía provisionalmente, hasta nuevo aviso.

El sueño por la fiebre del sarampión.
Días después, se fugaba de noche a Bélgica con abundante cantidad de dinero y con 5 adláteres. El motivo era que sabiendo que la justicia lo pondría preso por rebelión y otros delitos, optó por fugar vergonzosamente, mientras que parte de su gobierno lo metían con toda lógica en prisión preventiva y él y los demás fugados a partir de ese momento, se consideran "exiliados", no escapados de la justicia!

Comprobante del sarampión
Pero volvamos al motivo del post: el Sarampión. Estos tristes personajes que fogonean la independencia con un ridículo lacito amarillo en las solapas, van en contra de una mayoría que no la desea, y siguen molestando y picando. Pero entiendo que dentro de poco, desaparecerán por alguna cloaca política y que nadie se acordará de ellos.

Como muy pocos nos acordamos del sarampión de nuestros hijos. Picaba, y sacaba ronchas, pero no era nada grave. Con estos independentistas, hay que ser inmunes al desaliento y recordar que estas erupciones desaparecen por si mismas y muy pronto lo veremos y comprobaremos.

Hasta el próximo post!






Comentarios

  1. Más claro échele agua. Los fanáticos, que creen que son mayoría, aunque los numeros dicen lo contrario, tratan de confundirnos y a los fugados de noche, les dicen "exiliados"; a los políticos delincuentes y presos, los llama "presos políticos". Curiosa manera de enmascarar la realidad. Que pobre gente son!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.

Entradas populares de este blog

ME TIENE HARTO

EL CULO Y SUS REFLEXIONES

PARADOJAS DEL DIBUJO Y LA POLITICA