martes, 4 de octubre de 2016

LOS INSUFRIBLES: CÓMO TRATARLOS!



LAS GUÍAS PRÁCTICAS DE ODIACONMIGO

Cómo te sientes tratando con insufribles.
GUÍA 1: PARA CONVERSAR CON INSUFRIBLES MAYORES DE 30 AÑOS.
Odiaconmigo, en un nuevo servicio a los lectores, propone una pequeña guía para el difícil trato con gente a la que denominaremos genéricamente insufribles. No es que sean malas personas. No.

Suelen ser muy buena gente, lo que sucede que por sus características o diferentes formaciones o intereses, hacen difícil su trato. Y a veces hasta imposible.

A todos nos ha tocado tener reuniones con gente con la que preferiríamos no tener nada que ver y nos preguntamos porqué me tuvo que tocar a mi???.

El tema se complica cuando aparte de lo anterior, sucede que te das cuenta que deberás tenerlos que ver con alguna frecuencia por razones de trabajo u otras.
Frente a grandes problemas, grandes soluciones: aquí la guía para salir del paso.

DE QUÉ PUEDE UD. HABLAR CON LOS INSUFRIBLES

         Hable de fútbol, pero sin desvelar jamás, de qué club Ud. es simpatizante. Si lo hace generará tensiones.
         Si habla de cine comente una película bien sencilla (nada de dramas o películas de culto). Un musical o comedia para todo público puede ser bien recibido como tema de charla.
         Pregunte en qué pueblo/ciudad nació, y muéstrese como que ese lugar le gusta mucho, que considera que es un sitio muy interesante (aunque Ud. no lo conozca ni en el mapa y ni tenga la menor idea de dónde viene a quedar de la geografía).
        Un viaje puede ser un tema interesante. Ahora que sea de zona preferentemente cercana. No internacional. Tal vez, ni viajó en avión.
         Pregúntele de su comida predilecta. Mencione la suya. Esto da bastante juego.
         Los chicos (hijos, hijas y sobrinos) dan tema abundante.
         Pregúntele sobre sus habilidades manuales o gustos personales. Y cuando empiece a contarle que a él le gusta desde pequeño la cría de langostas carnívoras... Ud. piense a cuántos Km. vive de él, cosa que garantiza que lo verá muy, pero muy poco. Y esto incrementará su sonrisa.
        Televisión: seguro le interesen a su insufrible, los programas del deporte o del corazón…Ud. con que diga: -Ahá, ahá… se tiene el cielo ganado.

Ahora le diré que temas son preferibles no tocar (luego no diga que no les avisé!)
Insufrible 1º. Se cree vampiro.
         Política. Mejor comente que no lee periódicos de ese tema y que no entiende mucho. Que Ud. es partidario de la democracia. Ya está.
         Religión. Jamás comente de este tema. Puede Ud. toparse con un insufrible educado  o con un insufrible fanático. Estos últimos son los que arruinan cualquier reunión. Y seguramente su paciencia.  Y consiguen que Ud. invariablemente se sienta mal  y  quiera irse.
        No hable de sus estudios o graduaciones universitarias o recuerdos de compañeros. Quien sabe frente a Ud. hay uno que no terminó ni el secundario.
        Nunca hable de su patrimonio, ni dónde tiene apartamentos o inversiones. El insufrible en cambio le hará una cuidadoso balance descriptivo de sus posesiones. Y más.
        Nunca hable de libros.  Porque si a Ud. se le ocurrió comentar (por un error imperdonable) su re lectura de Shakespeare o de Charles Dickens, es posible que el insufrible le pregunte: -oye, en qué equipo juega de la Premier ese que nombraste? O si Ud. menciona a Borges, pregunte si ese es el dueño de la aceitera ...
       Tampoco hable de temas familiares (uno nunca sabe). El insufrible, aprovechará para comentar aventuras y desventuras de una tía de 104 años, que aún hace una fabada espectacular y del bisabuelo que tejió una fortuna en Alemania.
       No toque tampoco el tema de hetero, trans, bi u homosexual. Tal vez al insufrible no le guste. No por nada. Es simplemente para evitarse el disgusto.
         La ironía: es una palabra que no entra en el vocabulario del insufrible. Al no comprenderla, creerá que Ud. está agrediéndolo, entonces reaccionará mal. El insufrible nunca entenderá que Ud. sólo quería hacer un chiste. En realidad, creo, que el insufrible, nunca entenderá nada...
        En síntesis, no toque tema alguno que pueda dar discusiones. Y en caso de duda, cállese. Sabe Ud. esa frase que dice: "mejor parecer tonto, que hablar y confirmarlo!"

Importante: en caso de discrepancia, no discuta. Siempre conviene dar la razón a los insufribles, porque suele ser gente que mezcla ignorancia con mala educación; sus reacciones pueden ser peligrosas, y conviene resguardarse.

Bueno. Con esta pequeña guía, he tratado de resolver un problema que si no lo tuvo, o no lo tiene, no descuide que en cualquier momento puede aparecerle.
Este informe ha sido elaborado por el Departamento de Relaciones Públicas y Diplomacia, perteneciente al  Área de trato con los Insufribles del blog: ODIACONMIGO. 
(En otras palabras, yo mismo.)

No tiene nada que agradecer. Siempre estamos pensando en nuestros lectores...
Resultado final de la charla con un insufrible.
Aunque... aguarde un minuto. Vamos a darle un último consejo.

EVÍTESE DISGUSTOS. MEJOR NO HABLE!!!. 

Siempre le queda el: –“ahá, ahá, aha”  y con eso resuelve elegantemente el tema. 

Total, el insufrible, difícilmente se dé cuenta de nada. Y aunque esto suceda, créame a Ud. tampoco debe importarle en lo más mínimo.

NUEVAS SENSACIONES: EL SUELO ESTÁ MAS LEJOS?

NUEVAS SENSACIONES


Estas sensaciones empiezan a aparecer, sin apenas darnos cuenta.

Hay muchas.
  1. Parece como que el suelo esté más lejos de nuestra mano. Se nos cae algo y cuesta más que antes recogerlo. Échele la culpa a las articulaciones...
  2. Vemos medio borroso, imágenes que antes eran decididamente claras. Nos sorprende. Inmediatamente reaccionamos, yendo a la óptica a graduarnos la vista y pidiendo gafas nuevas.
  3. La piscina donde vamos a nadar, parece que se hubiese "estirado" y fuese más larga que tiempo atrás. No es así...es que tenemos menos resistencia.
  4. Los polos y las camisas se han encogido. La verdad es que hemos, tal vez de forma involuntaria, criado panza. 
  5. Analizamos las inversiones con más tiempo. El tema pasa no solo por prudencia, si no porque simplemente... tenemos más tiempo.
  6. El tren de nuestra vida
  7. Vamos perdiendo interés en las crecientes novedades tecnológicas y nos quedamos aferrados a los ordenadores y teléfonos que venimos usando en los últimos meses. Nada de cambios.
  8. Tratamos de no engancharnos con problemas ajenos (o propios). Pensamos que es hora de tranquilidad, cuando antes si no los teníamos dificultades...nos preocupaba 
  9. Leemos con fruición y saboreando las páginas de nuestro libro o del Kindle que nos regalaron los hijos para el día del padre y nos costó aggiornarnos y aprender cómo es que esto funciona y puede tener tantos textos guardados...
  10. No aprovechamos para cruzar la calle, esos instantes donde el semáforo, aunque esté rojo, y veamos que no viene ningún coche. No nos apuramos. Hay tiempo.
  11. Nos damos gustos que antes ni soñábamos, porque había que pagar los Colegios, las Universidades, ayudar a comprar un coche a los hijos, luego el apartamento y así al infinito. Aunque alguna culpa nos dé. 
  12. No tenemos ya necesidad de conseguir trabajo, porque si fuimos previsores, nos hicimos un colchón de mantenimiento. Y si trabajamos es en algo que nos gusta.
Bueno: si de estos 11 puntos Ud. cumple más de dos, es que ya pasó la sesentena y se orienta raudamente a la estación final del recorrido.

Deseo que el viaje le sea agradable para Ud. amable lector y para mí; nos queda aún un largo trozo de paisaje para contemplar.          

Gracias y hasta el próximo post. 


¡JUGUEMOS EN EL PATIO DEL COLEGIO!

JUEGOS EN EL PATIO DEL COLEGIO En España estamos viviendo una coyuntura inconcebible. Hace un año, en una moción de censura, cay ó e...