jueves, 16 de julio de 2015

MARILYN MONROE. EL MITO BASTARDEADO.



DESCUARTIZANDO A MARILYN, OTRA VEZ

Pareciera que hay personas que no mueren nunca. O que no las dejamos morir más.
Una de ellas es Marilyn Monroe.

Ahora saldrá un libro escrito por los ex anónimos enterradores de las celebridades de Hollywood.
Si. Me refiero a esa gente que tiene el oficio de “maquillar” y preparar los muertos para que tengan un buen aspecto en el velatorio.
Marilyn. Quién si no?

Cuentan en este libro, todas las escabrosas e inútiles reflexiones sobre cómo encontraron el cadáver y cómo lo arreglaron.

Dicen que parecía el de una mujer mayor a los 36 años que tenía. Estaba sin depilar. Tenía pelos en las piernas. Estaba en un estado de higiene deficiente, desdentada, con dos prótesis que aumentaban sus senos, y otros conceptos directamente relacionados con la discutible poesía de la muerte.

Leí esta noticia y reflexioné sobre la importancia de los para mí, no importantes.

Qué agrega a la trayectoria de esta actriz, me pregunto, el conocimiento impúdico de su final? ¿Por qué caemos como moscas sobre la miel ante esta desgraciada forma de referirse a un cadáver? ¿Por qué esta suerte de pornografía inversa y miserable?

 No tengo ninguna duda que se venderán miles de este asqueroso libro, reservorio de toda la decrepitud de estos dos tristes enterradores, que lucrarán con el recuerdo de un mito invencible, siendo que por respeto a sí mismos debieron mantener el secreto hasta el final.

Pero la reflexión excede el misterio de la muerte. Lo que debería haber sido discreción, se comercializó en un mercado ávido de sangre, vísceras e impudicia. De forma especial si el muerto era famoso.

Me queda un consuelo. Cuando estos dos pobres tipos irrespetuosos se mueran, sin duda, nadie les hará un libro y volverán al anonimato del que nunca deberían haber salido.Algo es algo.

NI UN CAFÉ... PERSONALIDADES INSUFRIBLES 2

2º POST SOBRE PERSONALIDADES (PARA MI) INSUFRIBLES. Los Políticos: a esta altura, da lo mismo que sean del partido A,B o C. Todos son cor...