domingo, 22 de febrero de 2015

UN CUENTO SORPRENDENTE!

LA CENA

No tenía muchas ganas de cenar, pero vio la oportunidad y se dijo: -¿por qué no?
Pensó: -éstas oportunidades no se dan todos los días...

Le dieron a elegir un menú a la carta espléndido.
Toda la gente que había ido a visitarlo ya se había retirado. Cenaría solo.

A la hora prevista le sirvieron la exquisita comida con servilletas de hilo, vajilla y cubiertos de lujo.
Todo un agasajo. Pocas veces había cenado tan bien.

Sabía que ésta cena sería irrepetible.

Al cabo de un rato, con una gran amabilidad, lo acompañaban a la silla eléctrica.

QUÉ HAY DETRAS?

DESMANTELANDO IDOLATRÍAS Siempre hablamos con reverencia de los grandes sabios; de los grandes poetas y artistas; de los grandes genio...