Google+ Followers

miércoles, 21 de octubre de 2015

PONGAMOS LAS COSAS CLARAS



XENOFOBIA o REALISMOFOBIA?

Seguro que este post traerá cola.
Seguro me imputarán de xenófobo.
Seguro que más de uno no me saludará más.
Seguro que quien mal pensaba de mí, ahora pensará peor.

Este post trata de la gente que emigra; que intenta mejorar y tener un futuro.
Quién, en su sano juicio puede estar en contra de esto? (*)
Pienso que nadie. Pero también pienso que no debemos confundirnos.

Una cosa es emigrar a un país, adecuarse a sus costumbres, a su comida, a sus leyes, a su idioma, a su educación y trabajar.

Otra cosa es aprovecharse del lugar al cual emigraste, de forma tal de usar todo lo que ese país generó a lo largo de los años, trabajando, luchando, dejando vidas en el camino.
Tenemos en España, y en toda Europa cientos de miles de personas que emigran por guerras, por miseria, porque no tienen futuro y esa gente por razones humanitarias debe ser atendida y bienvenida.

Mujeres marroquíes con sus vestimentas típicas
Pero lo que no podemos es equivocarnos en la elección de quien dice la verdad y quién miente. Nos da vergüenza decir que no queremos emigrantes vagos, aprovechados, que usan su condición de refugiados para intentar vivir sin dar palo al agua, es decir pidiendo o a veces hasta exigiendo todos los derechos y no asumiendo casi ninguna obligación.

Gente a los que les gusta ser atendidos gratis por la Seguridad Social, sin pagar impuestos; que solicitan y obtienen subsidios de todo tipo; gente que sabe los vericuetos para tener un piso de protección oficial o directamente gratis; que sus hijos tengan enseñanza gratuita, mientras ellos no hacen ningún esfuerzo para aprender el idioma; ni para adquirir las costumbres de las gentes que viven en estos países que los acogen, con sus mujeres, con sus vestimentas, con sus costumbres si bien ancestrales, totalmente diferentes a donde eligieron estar.

Según la procedencia es curioso pero todos, independientemente de su origen, se comportan casi de la misma manera.

Albaneses con sus ropas típicas
Marroquíes, Rumanos, Albaneses, etc. parecen creer  que nacieron para ser atendidos y no agradecer ni el esfuerzo económico que generan, ni la complejidad de su incorporación donde hay que aguantar todas sus tipicidades por ejemplo, que los niños musulmanes que se quedan a comer en los Colegios, no se les debe dar cerdo por su religión; las niñas adolescentes concurren con pañuelos cubriendo su cabeza y vestimentas atípicas para nuestras costumbre por lo que su grado de integración consecuentemente es muy difícil; no digamos cuando toca ir a piscinas, o hacer gimnasia las niñas o a jugar a la pelota, o a convivencias con el resto de compañeras y compañeros.

Sin embargo, muchas veces los padres, no ponen el mismo empeño en conseguir trabajo honesto que los saque de la pobreza y tratan de seguir de la dependencia del Estado que ellos creen debe funcionar como una madre eterna.

No hay que tener miedo en expresar realidades y seguramente más de uno debe pensar en estos términos y comentar en voz bajita con algún amigo, el fastidio que producen los Rumanos que están en los Metros arrebatando bolsos y robando, viviendo en condiciones chabolísticas por voluntad propia, y siendo muy pocos los que trabajan en algo normal, o que yo conozca, al menos.
O lo que producen los Albaneses, especialistas en robos con violencia, butrones y otras ramas del delito… ¿Uno se pregunta: pero para eso vinieron?

Por ello, insisto: bienvenidos los extranjeros de cualquier país que venga a incorporarse y a con voluntad de ser uno más, con discreción, voluntad de progreso, trabajo, adquiriendo las costumbres y aceptando con humildad y agradecimiento todas las posibilidades que ofrecen las civilizaciones occidentales, que por eso habrán venido a estas tierras.

El hartazgo de algunos países.
Pero mucho cuidado con los refugiados espabilados  que se ponen encima del tren, quieren viajar en primera clase y no quieren situarse nunca en la locomotora. Esos no deben ser bienvenidos, sino deben ser devueltos a sus orígenes. Porque son y serán una carga muy difícil de llevar, por su falta de integración, por sus costumbres, por su religión y su ánimo de conquistadores sin estar en la línea de combate.

Por eso, hay que ser serios y no dejarse llevar por términos que ejemplifican conceptos que no tienen que ver con la realidad. 
Por eso lo digo y repito: de XENOFOBIA NADA DE NADA.

Y de ahí viene el error que pongo en el título. No acepto que por estos comentarios alejados del odio, se me considere xenófobo. Porque no lo soy y porque una cosa es la XENOFOBIA y muy otra es la REALISMOFOBIA. La realidad es una sola. Y el asumir compromiso de gente que viene a aprovecharse a casa, no es de recibo.

Hay muchísima gente que sufre de la REALISMOFOBIA y tiene miedo o no quiere ver lo que sucederá en Europa si aceptamos la realidad indiscriminadamente de la gente que viene de a centenares de miles a aprovecharse, más que a trabajar y a generarse un futuro.
¿Entonces piense Ud. qué es?: XENÓFOBO o REALISMÓFOBO.

Nota (*) Para terminar, tal vez se lleve una sorpresa quienes lean estas reflexiones, ya que quiero manifestar que el autor de estas líneas ha sido EMIGRANTE, vivo en España desde 1989, adopté las costumbres, el idioma (vivo en Catalunya), eduqué a mis tres hijos y junto a mi esposa, hemos pagado todos los impuestos que nos tocaban, trabajamos como el que más para hacernos una posición y sin esperar ayudas excepcionales del Estado.





5 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo, aun a riesgo de ser tachado de xenofobo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso Boris, digo y hablo de la realismofobia, donde se confunde un sentimiento, con una realidad palpable.

      Eliminar
  2. Si. Hay demasiado buenismo. Nos hay que confundir bondad con estupidez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con Ud. Y muchas ONG, confunden los 2 términos, ubicándote en colaborador forzoso, por no parecer alejado de los sentimientos humanitarios. Saludos!

      Eliminar
  3. No alcanzo a leer lo que está subrayado con color amarillo. Tal vez sea problema de mi IPhone pero ese color no permite leer

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.