sábado, 11 de enero de 2014

LAS RELIGIONES EXPLICADAS SENCILLAMENTE






LA RELIGIÓN: MANUAL DE INSTRUCCIONES

(UNA RESPETUOSA EXPLICACIÓN DE ENTRECASA )

Seamos serios. Más de una vez nos habremos preguntado, ¿para que cuernos sirve/n LA/S RELIGION/ES?

Bien. El equipo de investigación de este blog (compuesto COMO TODOS SABEN por mí mismo y mis circunstancias), en un nuevo esfuerzo y deseoso de responder a esta pregunta, elaboró este informe que esperamos sea útil.

La 1ª respuesta que nos aparece es que no sirve para nada. Error grave.

A mucha gente le da consuelo el suponer que hay algo después de este valle de lágrimas y felicidades que es el vivir. Por lo que las iglesias te venden el pasaje que “acá en la tierra, lo habrás pasado mal, pero si te comportas con corrección, te daremos el pasaje al paraíso cuando te mueras, luego de pasar por un túnel, y después que veas una luz brillante al salir de él. Allí si estarás bien, todo incluido y por toda la eternidad.

Esta promesa no ha sido comprobada por nadie, pero como argumento de venta es fantástico.

Cualquiera que sea la religión que adoptes, te ofrecerán más o menos el mismo tour, todo incluido…más faltaría!. A nadie le entusiasma saber que si te ponen en un cajón, tu única compañía serán los gusanos y bacterias varias. No es muy agradable. Quién se engancharía a esta realidad?

Mejor me quedo con la opción primera! Lógico. 

Allí entonces te apuntas a esta asociación religiosa que en general se convierte en un abono de por vida para ti y normalmente para tus hijos.

Las promesas: todas las religiones también te prometen lo mismo. Compórtate bien acá, no te sometas a las tentaciones del sexo, o la carne y luego serás premiado, etc. etc.; los sacerdotes, rabinos, pastores, etc. vienen a ser como esos vendedores inmunes al desaliento que ofrecen siempre mercadería de 1ª a precio muy económico.

Pero el hecho de apuntarse a un culto, pasa factura.

Es entendible; algún coste tenía que tener. Y el precio de entrar en éstos clubes, no es económico, o mejor dicho no solamente económico.

Es bastante caro. Es apuntarse entre otros temas, a ritos y ceremonias, que si te los tomas seriamente y con obsesión, pueden llegar en casos extremos a anularte el raciocinio. Es claro, los adeptos tienen todo el libro de sus vidas resuelto. Poco es lo que tienen que pensar. Y mejor que no piensen ni cuestionen nada, así no se convierten en indeseables.

Desde los egipcios y aún antes, los sacerdotes eran los eruditos, los que estudiaban, pensaban y resolvían. Los que se metían finalmente dentro de tu cerebro y te decían qué es lo que podías hacer y qué no!

Indudablemente a la gente que le cuesta o no tiene ganas de pensar, esto lo tomaban como un regalo y una ayuda, y nunca mejor dicho, del cielo…

Los sacerdotes, entonces, generaban misterios y protocolos que iban complicándolos cada vez más, para que los fieles (linda y descriptiva palabra) los siguieran y creyeran en esas taumaturgias, en algunos casos lindantes con la magia y con esos mismos efectos: curación de gente ciega, o de personas que no podían caminar. Esos sacerdotes dominaban (y siguen dominando) el arte difícil de la seducción y la ilusión.

Veamos: cada culto tiene unos ritos u oficios que cada representante debe cumplir. Esto también incluye los ropajes que deben llevar los oficiantes que en los cultos principales siempre difieren de la ropa que usan los “fieles”, porque de alguna manera hay que destacarse de la plebe. De ahí se utilizan para las ropas de los obispos detalles bordados y dorados; la de los rabinos uniformes tipo levitas todos de color negro; los imanes con una especie de camisas blancas largas hasta el piso

PARADOJAS

Algunas religiones, tienen normas realmente paradojales. 

Por ejemplo existe un culto (el Catolicismo) que no permite que los sacerdotes, llamados curas, se casen. Esto genera desequilibrios hormonales serios en estos hombres que a veces llegan desgraciadamente a la violencia de género o a la pedofilia. Este mismo culto no permite además que las mujeres sean representantes al igual que los hombres. No pueden dar misa. Las relegan a un eterno segundo o tercer plano en la jerarquía.

En el caso del Judaísmo, el tema es un poco diferente. Esta religión, básicamente, es más práctica. El rabino, es un hombre que debe casarse y tener todos los hijos que le vengan en ganas. Según la orientación (ortodoxo o progresista), se visten casi siempre con levitas y con un sombrero todo de color negro; se dejan crecer la barba y las patillas a las que que convierten en una especie de pequeña trenza. Sus esposas, no pueden ir con el cabello al aire, sino que deben usar pelucas siempre que salgan de casa; la falda por debajo de la rodilla, medias y colores nada llamativos. Los hijos, algo parecido. Como ramas de un mismo árbol con el cristianismo, las mujeres no son relevantes en el culto y en los templos y en los casamientos, están separadas físicamente de los hombres. En cambio en la casa, son los puntales de la educación y la relación con los hijos, a quienes dan el origen religioso. Hijo o hija de madre judía, es judío/a. Hijo de mujer gentil (no judía y padre judío) no es judío.

Los musulmanes tienen un representante religioso que es el Imán. En sus templos los fieles acceden siempre descalzos. Como principal coincidencia con los 2 anteriores, las mujeres no pintan casi nada y deben estar separadas en el culto, de sus maridos o hermanos. 
En este culto, regido por un único libro, el CORÁN, que es el que todo musulmán debe leer y aprenderse casi de memoria, se les da a los fieles todas las indicaciones de lo que debe ser su vida durante todos los años hasta su muerte. Lo que  puede y lo que no puede. Las instrucciones que no escribió el Profeta, se deducen o interpretan de las que estén en el CORÁN, y casi siempre son negativas sobre lo que no deben hacer y los castigos inherentes a quien no cumple dichas normas. Es por ello, el culto más sencillo de seguir, porque una vez aprendido el libro, poco más puede sucederte...

Bueno esta es una síntesis respetuosa y sólo divulgativa de 3 cultos mayoritarios, sin ninguna pretensión ni profundidad, y tal vez sea una especie de “tapa de aceitunas” cuando tienes ganas de comerte un platazo de tallarines al pesto…pero siempre podréis buscar la información adicional y complementaria que os interese y ampliarla.

Solo quise dejar mi impresión sobre este tema, reitero de forma respetuosa.

 CONCLUSIONES

La religión, según yo lo veo, sirve especialmente para las personas cándidas y crédulas. Que se creen lo que les cuenten. Historias, leyendas y cuentos de 2.000 años o de 5.000 años de antigüedad . 
Sirve a gente que le cueste o que prefiera o no quiera pensar o que pretenda que el marco religioso “encuadre” toda su vida, dándole un sentido tribal que no encuentra en el conocimiento, la reflexión o en la lectura de la vida cotidiana, y que crea en temas sobrenaturales e incomprobables. Vemos el "misterio de la Trinidad", la "concepción de María", la "infalibilidad de Alá", los curiosos credos alimenticios o de conducta en la misma vida en los judíos y los musulmanes.

Creo que en todo religioso (exceptuando a los Sacerdotes, Rabinos, Imanes o Pastores) hay una persona temerosa, que quiere sacar a través del culto elegido, un “seguro contra todo riesgo”.
Cuando, como sabemos todos los que no practicamos ninguna religión, ese seguro no existe. 

Una cosa tan cierta como que el sol aparecerá mañana, es que las religiones, cualesquiera que fuesen, consiguen que te alejes las personas que no las practican, sean estos amigos o familiares. Pareciera que el religioso, tuviese el monopolio de las verdades reveladas y una inexplicable valoración muy alta de si mismo y una valoración mínima del otro. 

El que ejerce de religioso, suele ver a los demás como ovejas descarriadas y cuando se le cuestiona su creencia, se siente juzgado e incomprendido, pero con un dejo de superioridad como quien cree haber llegado a la tierra prometida (y el resto NO!). 

En general el alejamiento de su forma de vivir inicial , a veces, puede tener fecha de caducidad; porque un religioso, no olvida sus orígenes ni sus raíces. 
Estadísticamente, cuanto más fuerte es el tramo inicial o del "descubrimiento", más pronto entra en el descreimiento y abandona

Los otros, los que se consagran en cuero y alma a un culto, tendrán una vida seguramente alejada de su familia (ver el caso de los curas o sacerdotes de otras religiones) y/o sólo compañada por quienes profesen el mismo culto.

Ambos lamentarán la separación.

En lo personal, quien escribe respeta cualquiera y todas las religiones, mientras no me quieran vender el seguro, ni la teórica calma espiritual que se deriva de serlo, ni el pasaje todo pago al paraíso.

Ya el seguro, lo tengo para mi hogar, el coche y la moto.
Y las  excursiones a los paraísos, las consigo en la Agencia de viajes de al lado de casa.

Y para terminar: ¡que Dios me perdone...!

FALTA DE RESPETO

¿QUE SE CREEN LOS POLÍTICOS? Un lugar de "intenso trabajo" y "siestas" En ESPAÑA la semana próxima tendremos qu...