lunes, 23 de diciembre de 2013

UN RELATO TAL VEZ AUTOBIOGRÁFICO


 NO PODÍA OLVIDARLA

No podía olvidarla. Se querían pero tampoco era que se entendieran en todo.
Eran jóvenes. Debutaron juntos en casi todo.
Luego, por cosas de la vida, llegó el momento en que se separaron.

El intentó borrar los recuerdos u olvidarlos a lo largo de años.
Pero se engañaba. No podía.

Durante ese largo tiempo de separación, por un curioso recurso cerebral, sólo recordaría los buenos momentos pasados con ella. Los malos recuerdos, habían desaparecido.
Y si querían volver a la superficie, él los hundía y trataba de olvidarlos. A ella le pasaba lo mismo.

Mientras tanto, sus vidas seguían, junto a los recuerdos.

Otros tiempos, otras mujeres, y un profundo interés en encontrar esa otra compañera que valiera la pena y le hiciera olvidar.
El seguía sin saber si quería olvidarla de verdad. No se lo cuestionaba.

Tambien sabía que no podía vivir de recuerdos. La vida lo reclamaba.
Y un día sucedió. Apareció otra mujer que reunía sus deseos.

Era muy feliz, pero nunca olvidaba a la anterior. Nunca lo lograba del todo.


Cada tanto aparecía su recuerdo, su imagen, como un sueño repetido. Nunca como una pesadilla.

Y sus vidas transcurrieron por los carriles habituales del tiempo. Trabajos, hijos, viajes, cambios, triunfos, fracasos.

Algunas veces volvieron a verse y el fuego parecía revivir. Pero sólo era el recuerdo lo que sobrevivía.

Un día, al cabo de mucho tiempo, ya mayores, él se enfermó y falleció. Y con él, se murió el recuerdo. Porque sólo era parte de su vida. Fue entonces cuando pudo olvidarla. Y descansó.

Ella, siguió recordándolo hasta su final.

NI UN CAFÉ... PERSONALIDADES INSUFRIBLES 2

2º POST SOBRE PERSONALIDADES (PARA MI) INSUFRIBLES. Los Políticos: a esta altura, da lo mismo que sean del partido A,B o C. Todos son cor...