sábado, 7 de diciembre de 2013

EL MISTERIO RUMANO Y LA PASIÓN POR LOS METALES






CONOCIENDO ALGUNOS VECINOS EUROPEOS

Son encantadores: cierto es que hay alguna gente que no gusta de ellos. Ni de ellas. Es más: que hasta la mayoría preferiría no verlos nunca. Ni tenerlos de vecinos… No se comprende porqué.
Analicemos a estos seres europeos y tal vez comprendamos.
Ellas: tan acomodadas bajo sus pañuelos de cabeza y faldas superpuestas; con esos calcetines multicolores y ojotas en invierno y verano. Están casi siempre embarazadas a partir de los 13 o 14 años y hasta que pueden.



Van moviendo con garbo los carritos obtenidos (nadie dijo robados) de los supermercados, a los que alguien quita el apoya manos y otros detalles para que no se sepan de qué establecimiento eran originales.

Luciendo con elegancia sus atuendos típicos
Y caminando con elegancia por los barrios, hurgando en los contenedores de basura; a veces abriendo las bolsas donde la gente deja la ropa que no usa, eligiendo lo que puede servirles y tirando desordenadamente a la calle lo que no desean…


A veces, lo hacen acompañadas por sus parejas. Ellos muy bien vestidos y alineados. Con la barba medio crecida como signo de distinción; con camisetas sin mangas, de apariencia sucias (dije apariencia, no que estén sucias…), siempre seguidos en verano por un enjambre de moscas de compañía.

Estos personajes son los que se movilizan.
Suelen tener multitud de hijos a quienes enseñan sus costumbres.
Hay otros estáticos, también son encantadores, que se ubican como atornillados, a la puerta de los supermercados, siempre con cara de sufrir. Van con un banquito, un carrito de la compra (o dos) toman posesión de la puerta, su cara de velatorio, y con una latita en la mano empiezan a saludar a todo el que entra…Buen día…o Buenas Tardes…y piden una ayuda. La gente, en general muy solidaria, les da monedas y les compra alimentos, que ellas van poniendo hacendosamente en el carrito de la compra. Al cabo de pocos días, ya vienen con 2 carritos que se van llenando gracias al espíritu generoso de los que van a hacer sus compras en el Supermercado, del que ellas han tomado posesión. Dicen las malas lenguas que estas simpáticas féminas, al fin del día, hacen más de €100  y más; los alimentos que la gente les da que luego en general revenden. Luego, envían el dinero a su país, donde se dice se construyen viviendas de todo lujo...Y tal vez se les vaya la cara de dolor permanente que tienen por acá!


Ellos: se preguntarán Uds. qué hacen los adorables compañeros de estas abnegadas señoras siempre tocadas con pañuelos en sus cabezas?

Las misteriosas camionetas blancas!
Bueno, durante el día, consiguen llenar camionetas blancas (*) de chatarra, cartones, muebles, hierro y otros bienes que la gente abandona en la vía pública. Conducidas claro está por sus maridos.

(*) Estas camionetas son un misterio porque nadie averigua su procedencia; no pagan jamás matrículas anuales, ni impuestos de circulación, ni mucho menos seguros!. De forma tal que si tienes un siniestro con ellos, mejor te arregles sólo. Porque el conductor, casi seguramente tenga licencia falsa o ni siquiera. Son un poco anárquicos o rebeldes en eso de dar exámenes, trámites y papelerío…Excepto para pedir subsidios.(*)




Además se apropian (no dije “roban”) en el metro y/o aglomeraciones de carteras descuidadas y/o teléfonos móviles, especialidad que luego enseñan a sus hijos/hijas para que sepan ganarse la vida en un futuro. También suelen tocar (mal) el acordeón y otros instrumentos en la vía pública y terrazas para "alegría" de los turistas y/o veraneantes. Cuando los vean, sugiero pongan alguna moneda en la gorra mugrienta que pasan después de cada “recital” para de esa forma, evitar las maldiciones que aunque no esté comprobada la eficacia consecuencia, mejor que no te las digan.


Una especialidad innata de esta especie es el pedido de subsidios y privilegios a la Seguridad Social de donde vayan. (*)Son campeones en la obtención de subsidios por hijos, familias numerosas, invalideces reales o ficticias, pensiones, vivienda, y todo lo que puedan conseguir pero siempre gratis. 


Como son muy sociables, cuando no entran a las patadas en algún apartamento, bloque o edificio vacío, viven en cualquier terreno que encuentren, en chabolas o "villas miserias", que construyen con chapas, cartones, plásticos, caravanas, coches inutiles, pero todos juntos, en familia. Contando sus historias de atracos y hurtos de todos los días y sus tradiciones. Sus hijos, con todos estos trabajos, no suelen estudiar.¿ Para qué?


Viven bajo techo, siempre que sea gratis todo. Luz, agua, etc
Por razones que ya comenté, los vecinos que viven en los alrededores de estos campamentos, no suelen alegrarse de su visita, porque dejan todo hecho un asco de mugriento, como luego de un picnic de borrachos...Sorprendentemente, y seguramente por obra de la casualidad, luego de su llegada, arrecian los robos, los hurtos, la desaparición de coches, las violaciones de todo tipo...Y así estos ejemplares, viven en "comunidad"; no pagan luz, ni agua, ni nada.   
Tienen como principio histórico vivir gratis, allí donde estén y sin trabajar. Para luego si los hechan, apelar a los derechos humanos y exigir viviendas sociales. Siempre aparece una ONG progre que los comprende o abogados que con tal de estar 23 segundos en la televisión, los defienden (¿?) gratis. 
Finalmente, terminan dejando todo y llendo a otro sitio, con sus inmundos bártulos, decenas de hijos para repetir la historia exactamente igual. Esa es su auténtica tradición.


Son los rumanos. Gente que si bien, podría pensarse que no gustan del trabajo, ni del estudio, ni del aprendizaje, ni del esfuerzo, siempre ocupan su tiempo en temas importantes. Por ejemplo: embarazan a toda mujer que encuentren por delante. Incluso a las suyas. Tienen todos los hijos que pueden. Criarlos ya es otra cosa. Viven 28 en una habitación. A veces en el apuro por cumplir las faenas, orinan en las escaleras por no decir otras cosas. Si tienen ventana en sus casas, tiran por ellas las basuras. Luego los niños juegan sobre ellas...

En verdad no tienen ninguna pretensión por donde viven. Les da igual. Esa es una de las más constantes características; salvo si consiguen la vivienda que sea gratis! Ahí piden de todo. Agua, luz, neveras, y becas para todos...gratis, no se han equivocado...Siempre deben conseguir las cosas de manera gratuita.

Reconozcamos que quien más, quien menos, tenemos paradojas incomprensibles en nuestras vidas...


Poseen una relación muy particular con la higiene, lo que los conduce a una especie de mugre permanente que tal vez sea un hecho distintivo en su cultura. Supongo que si la camiseta asquerosa que usan durante semanas alguien le dice cámbiatela, ellos se la quitan, se ponen otra y ahí se queda tirada la sucia. De lavar…poco o nada.
Fascinación por los metales!
Gustan de los metales: y no hacen diferencia entre el cobre (que retiran, no dije roban) de donde lo encuentren: los Ferrocarriles, viviendas, fábricas, todo es bueno. Hasta el oro, por el que sienten especial predilección y en este caso no importa de qué forma: anillos, pulseras collares, relojes. Pero lo hacen de manera compulsiva. No piensan nunca en comprarlo. Siempre lo consiguen de aquella manera. La Policía, no comprende estos gustos tan particulares, y siempre que puede se los confisca, pero ellos vuelven a empezar apenas salen de la carcel...Son obstinados y perseverantes.

También se dedican a menudeos de diversos tipos: perfumes, ropa falsificada, que comercializan en los mercadillos. Cuando se habla de trapicheo, nadie dijo droga... 

Diplomacia y persuación: si tienes una persona que te debe dinero, puedes acudir a ellos que con una diplomacia exquisita y espíritu de equipo, suelen cobrar lo que tu cliente no quería pagarte. Esto habla de su poder de persuasión. Que se queden con la mitad de lo obtenido por las buenas es su tarifa. Peor sería nada…


Una escena típica de su laboriosidad.



No los encontrarás generalmente en los bares, no no. Están ocupados en el metro verificando la documentación de las carteras que siempre encuentran (nadie dijo robadas); los encontrarás en las comisarías entrando y saliendo, siempre en grupo, en alegres corrillos, luego de haber cometido una inocentada tras otra, como por ejemplo arrancarle la cartera y una cadenita de oro a una anciana de 84 años. Luego beben como cosacos siempre en un grupo y en sus casuchas.


Gustan también de la albañilería. Es un oficio que dominan. Saben perforar una pared que casualmente, al romperla tenga una caja fuerte del otro lado, la que en general queda sin puerta y vacía de contenido en un plísplás. Eso, señores, es productividad, efectividad y trabajo en equipo.Pero la policía terca los pone presos y a esos huecos en la pared, los encasilla como "butrones". Por lo que estas criaturitas de Dios, se los llama "butroneros"...


Nadie podrá decir a partir de ahora, que son vagos, asociales, sucios y que no son trabajadores. 

Y si dicen eso, es porque no los conocen. Son los rumanos. O gitanos rumanos.

Nuestros envidiables vecinos europeos. Todo un lujo.

Para tener lo mas lejos que puedas... 

Luego más de uno se pregunta porqué no los quieren en ningún país. 
Porqué cuando aparecen, se los intenta poner lejos de cualquier sitio habitado.
Porqué no se vinculan con los vecinos, salvo que sean ellos mismos. 
Será por sus costumbres?




NI UN CAFÉ... PERSONALIDADES INSUFRIBLES 2

2º POST SOBRE PERSONALIDADES (PARA MI) INSUFRIBLES. Los Políticos: a esta altura, da lo mismo que sean del partido A,B o C. Todos son cor...