viernes, 22 de abril de 2011

PROCESIONES CON "P" DE PAGANISMO


SON MUCHAS LAS COSAS QUE NO SE ENTIENDEN, PORQUE PASAN POR EL SENTIMIENTO.

A mi me pasa que de las tradiciones cada vez comprendo menos. Será porque soy un agnóstico y ácrata irredimible.
Entre las tradiciones que no comprendo, están las procesiones.

Mezcla de fervor y paganismo.

Mueven de tal manera la intensidad de los sentimientos, que luego de un año de trabajos (me pregunto para qué tanto tiempo?), cuando llueve no pueden salir!
Entonces vienen las deliberaciones de los "hermanos cofrades" que sesudamente analizan si salen o se quedan. Si salen y se mojan, vuelven.

Si salen y hay buen tiempo, dan un paseo, portando una carga poco aconsejable para el cuerpo humano, haciendo cuidadosos pasos cortos, mientras que los que contemplan este curioso estoicismo, aplauden y se emocionan. algunos/as hasta lloran, motivados por un oculto sentimiento religioso o místico.

El problema está si no pueden salir.

Luego del conciliábulo pertinente, y de decidir entre todos que no salen, sobreviene la catarsis. Aquí lloran no sólo los que esperaban fuera; lloran especialmente los nazarenos-portaleros (vienen a ser los sufridos cargadores), el capataz (que es el que los guía, porque además no ven por donde van...), los ayudantes, el Hermano mayor de la Cofradía y todo quisqui vinculado a estas ceremonias.

Pero no es un llantito. Es como que hubiesen perdido una pierna o un ser querido, o la lotería por un número.

Lloros y consuelos; abrazos y palmadas que no terminan hasta que alguien dice: -bueno el próximo año seguro podremos...
Entonces se retiran confortados no se sabe a donde, aún vestidos para la ocasión, con la sensación del deber cumplido.

Es decir: trabajaron un año, se visteron como una especie de monjes fantasmales, ensayaron llevando una carga sobre sus hombros que asustarían en condiciones normales a un dúo de percherones, para conformarse...  hasta dentro de 365 días. Donde tal vez se repita el proceso. Lluvia, llantos, etc.  y a quedarse en casa...


Curiosamente esta tradición, en verdad insólita, se trasmite de padres a hijos. 

Sin duda además del fervor religioso, los niños heredarán los dolores  consecuentes al esfuerzo de llevar semejante peso sobre sus espaldas.
Pero esto no parece importar demasiado en haras de la tradición...



Me pregunto entonces qué tendrá esto de las procesiones para que un ser humano, haga semejantes esfuerzos físicos y económicos, para considerarse "afortunados" de ser portadores de una pesada y barroquísima tarima llena de dorados barrocos, una imágen, en general, con expresión de dolor, vestimentas de lujo, candelabros, velas y velones...mientras lo que no tienen ese privilegio (?), miran, aplauden, se conmueven o lloran descorazonadamente.

En síntesis compañeros de blog, visto lo visto, no se consuela el que no quiere...

NI UN CAFÉ... PERSONALIDADES INSUFRIBLES 2

2º POST SOBRE PERSONALIDADES (PARA MI) INSUFRIBLES. Los Políticos: a esta altura, da lo mismo que sean del partido A,B o C. Todos son cor...