Google+ Followers

martes, 4 de octubre de 2011

LA VUELTA AL SEXO Y EL APAGÓN

FICCIÓN: EL APAGÓN Y LOS FANTASMAS

Hubo ésa vez, un largo momento de confusión.
En un instante y sin aviso previo, las señales de televisión se apagaron en todo el mundo.

Las cenas frente al televisor, los programas de entrevistas, las películas, los shows callaron  para siempre.
Nunca se supo por qué, pero todo el mundo aceptó. Con bastante resignación.

Muchos pensaron en una hecatombe social. ¿Qué harían ahora con el tiempo libre?

Alguien con sentido común, había tomado la decisión en algún lugar desde donde se ejercía el poder, de terminar con la multitud de programas basura, los adivinos, tarotistas y…con bastante de los otros.

Las familias, sorprendidas y fastidiadas, sin saber qué hacer, iniciaron naturalmente nuevos rituales, que creían olvidados.
Hablaban entre ellos. Unos, escuchaban a otros. Algunos ponían música tranquila de la radio. Notaron que había mas lugar en el salón.
En los bares, la gente se reunía alrededor de las mesas y conversaban animadamente, sin distraerse. Los unos se miraban a los otros, en los ojos.
Empezaron poco a poco las invitaciones a las casas de los amigos, y descubrieron todo el tiempo que había vivido casi sin conocerse.

Los niños vieron como los animales no eran sólo los que estaban en los dibujitos animados. Estaban, al igual que los súper-héroes en las revistas, en la naturaleza  y en los libros (estos últimos, un artilugio que desconocían por completo). Volvieron a hacer dibujos en los cuadernos con crayones y lápices de colores, desterrando las “tabletas”, que también habían dejado de funcionar. Volvieron a jugar en las plazas por la tarde.

Al mejorar los alumnos su comportamiento y disciplina, los profesores se convirtieron en lo que habían dejado de ser. Guías, educadores y formadores. Gente de absoluta confianza.

Los jóvenes empezaron a oler el gusto de ir a la Biblioteca del barrio a buscar información sobre el tema que necesitaban. Los Diccionarios y  las Enciclopedias volvieron a la vida. Más de uno empezó ir al Club, a hacer senderismo, a relacionarse mejor con la gente de su edad. Notaron que el esfuerzo y la lectura, eran conceptos que debían incorporar a su vocabulario.

Los cines y teatros volvieron a estar llenos, o casi, en la mayoría de las funciones.
Las librerías, volvieron a ser lugar de encuentro y los libreros, a ser esos olvidados amigos de toda la vida a quiénes consultar algo sobre un autor o una novedad publicada.

Las exposiciones y museos volvieron a tener público abundante. El conocimiento que se generó a partir del apagón fue notable. Los periódicos volvieron a ser el eje de la información.
El sexo volvió a ser atractivo. A la noche, y a la hora de la siesta había más tiempo.

Los partidos de futbol se veían en la cancha. Las películas en el cine. Los musicales y las obras de teatro, en los teatros. Los conciertos en los estadios y en las salas apropiadas. Las noticias en los periódicos.

Todos se dieron cuenta que finalmente con el apagón no habían perdido casi nada.
Que habían ganado en calidad de vida, en cultura, en amistad, en relaciones, en salud y en tiempo.

¿Me preguntarán qué pasó con las personas que trabajaban en ese medio?
Fantasmas que desaparecieron, junto a los tertulianos que sabían de todo...

Los actores volvieron a estudiar guiones como antes y a trabajar en películas y obras de teatro.

Los “tertulianos”, esos personajes en general repulsivos, que iban de canal en canal para pelearse y comentar rumores y cualquier otra cosa sobre los famosos y sus miserias, debieron buscar trabajo en lo que pudieron. Algunos se fueron al campo o a la vendimia, otros retomaron algún estudio que habían abandonado; pero la mayoría siguió siendo tan ignorante e inútil como cuando estaban frente a las cámaras sin dar palo al agua y ganando fortunas.

¿Los presentadores? Fueron contratados en pequeñas radios de provincia que les pagaban sueldos normales, porque su trabajo de leer anuncios de tiendas y negocios locales, no valía para más.

Esta es la historia de lo que pasó aquel año, en el mundo, cuando por el apagón,
la televisión dejó de ser el Entretenimiento Universal.

Fue el año en que desaparecieron casi todos los “fantasmas” que pululaban en las ondas de colores. 

Y los libros volvieron a tener el lugar que nunca debieron haber perdido.
______________________________________________________

Nota: ATENCIÓN esta es una ficción. Que no cunda el pánico! Nadie se preocupe!. Hoy, mañana y pasado... a cualquier hora, por la tele, pasarán esos instructivos programas donde por algún dinero vergonzante todos se despellejan, cuentan sus miserias, muestran sus desconocidas apetencias sexuales, hablan pestes de su/s ex o hacen el ridículo bailando y/ o cantando. 
Señoras y Señores: Todo está en orden.

6 comentarios:

  1. Lo que Ud. comenta es cierto. Esto era así. Pero hay síntomas como que la tele-basura está dejando de ser interesante hasta para los propios autores!

    ResponderEliminar
  2. No estaría nada mal que ésta ficción se convierta en realidad. Que se mantuviera Internet, pero que a la tele, especialmente a los programas de chismes, los anularan por decreto UNIVERSAL.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post. Un gusto leerlo y estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante todo lo que escribió, coincide plenamente con lo que pienso.
    Desde ya fue y es un gusto y un placer leer esa ficción , y ojalá se vuelva realidad por lo menos en un 50% ya que soy joven y aún consumo a la televisión pero por todo lo demás, estoy de acuerdo, aunque el principal escollo sería el dinero que pierden los que hacen esa televisión basura de la cual muchos o la mayoría ya no quiere ver ni oir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por elos comentarios de los Anónimos. Los invito a que se "desanonimicen" y se apunten a la lista para que cada vez que yo haga un post, les llegue!
    Saludos cordiales desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  6. Hola Don Fernando, lo saludo así por el respeto que siento por Ud. al leer sus comentarios tan inteligentes, que si bien hoy son una ficción, fueron realidad en mi infancia y le recuerdo no soy una señora TAN MAYOR! De su post rescato...."HABLAR MIRÁNDOSE A LOS OJOS", cuanto nos perdemos!!!!!! No existe símbolo, emoticon o lo que aparezca en el futuro que reemplace esa especial caricia para el alma. Como siempre lo felicito y continúo leyéndolo. Gracias

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.