Ir al contenido principal

"EL SHOW DE TRUMAN" NO ES UN FILM. ES CIERTO.




Como suele suceder, la fantasía NUNCA supera la realidad. Tal vez, mas de uno/a recuerde una película que se llamó "El show de Truman".

Trataba de un hombre de 35 años aproximados que creía vivir una vida normal, y sólo era el personaje de un Show (Estilo Gran Hermano...pero a lo bestia). Le habían creado una ciudad para él, amigos/amigas un trabajo, pero... todo era ficticio. Menos él, todos lo sabían.

La ciudad era un decorado, los amigo/as eran actores, y así todo. Mientras este Truman creía desarrollar su vida, no se daba cuenta que lo estaban utilizando como una cobaya de laboratorio, para beneplácito de una legión de personas que por televisión, se solazaban con las tramas que urdían unos guionistas y que él, sin saberlo, actuaba. Y así por años.

Una vez, contratan una actriz que se enamora de la persona, no del personaje, y creo le cuenta la verdad (al menos, la verdad que ella sabía). Si desean saber el desarrollo y el argumento, en GOOGLE lo encontrarán.

Me refiero a que este personaje teóricamente de ficción, no lo es tanto.
Hay ejemplos actuales que lo demuestran.

En España, existe una señora que se llama Belén Esteban; en Argentina un caballero que se llama Ricardo Fort.

Ambos creen que actúan en televisión. Y las televisiones (ellos no lo saben) los fagocitan.
Creen que son presentadores o tertulianos. Esto es sorprendente porque no tienen oficio ni beneficio.
Creen que esto les durará toda la vida.
Creen que a la gente les interesa mucho lo que les sucede...y en verdad son el comentario de todo el mundo.
Ganan buen dinero contando sus miserias. Vendiendo diariamente su intimidad. Negociando con lo más privado.

Todo vale.

Divorcios, reconciliaciones, operaciones de cirugía estética, nuevos divorcios, nuevas operaciones de "retoque", salidas con novios/as nuevos/as, fotos robadas y de allí temas inútiles e inconcistentes que se van desarrollando como las ramas de un arbol, siempre a partir de lo mismo. Sus absurdas aventuras y desventuras, que si suceden a otra persona cualquiera...no tendría relevancia alguna.

Tal vez crean que éstas situaciones serán infinitas...Pero como en el Show de Truman, cuando estos personajes se den cuenta que lo que están viviendo es una triste maqueta de la vida, mejor que abran la puerta de esta irrealidad y se escapen volando.

Porque si se dan cuenta (cosa que por su casi nula formación veo poco probable) y toman el camino que elige Truman, tal vez enderecen sus vidas y además, puede que les lleguen a dar sentido a sus vidas, actualmente ficticias, artificiales y vacías.

Deberán apurarse, antes que los guionistas (o la gente que los mira) se cansen, se les caiga la vida que creían encima... y queden en un ominoso anonimato, del cual nunca debieron salir, por mérito propio.

Que creo firmemente que este anonimato, al final, tiene bastante encanto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡ LOS FRUTOS NO CAEN LEJOS DEL ARBOL !

NO LLORES POR MI, ARGENTINA.

No tiene mérito alguno copiar las palabras de un gran escritor y Premio Nobel. Lo sé perfectamente y lo asumo.
Simplemente me hubiese gustado poder escribirlas con el mismo grado de contenido, claridad y de síntesis.

Por eso, me conformo humildemente con transcribirlas, adscribiéndome en un todo al concepto e idea que propone este artículo pequeño en tamaño, pero grande y claro en su concepto.


SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA.

Durísimo artículo de Mario Vargas Llosa.
Argentina, un país que era democrático cuando tres cuartas partes de Europa no lo eran, un país que era uno de los más prósperos de la Tierra cuando América Latina era un continente de hambrientos, de atrasados.
El primer país del mundo que acabó con el analfabetismo no fue Estados Unidos, no fue Francia, fue la Argentina con un sistema educativo que era un ejemplo para todo el mundo. Ese país que era un país de vanguardia ¿Como puede ser que sea el país empobrecido, caótico, subdesarrollado que es hoy? ¿Qué pasó? ¿Alguien lo invadió…

UN PEDIDO A ALGUIEN MUY ESPECIAL

SRA. CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER